EL DINERO ES EL SIGNIFICADO QUE LE DAMOS – SERGI TORRES

EL DINERO ES EL SIGNIFICADO QUE LE DAMOS – SERGI TORRES

EL DINERO ES EL SIGNIFICADO QUE LE DAMOS – SERGI TORRES

¿Quién es Sergi Torres y qué viene a ofrecer al mundo?

No sé quién es Sergi Torres. Hubo un tiempo en el que cuanto más me aproximaba a saber quién era Sergi Torres, más me daba cuenta de que no tenía ni idea de quién era en verdad. Para mí es un espacio de descubrimiento constante, descubrir el hecho de ser un ser humano, una persona.

Lo que he venido a ofrecer a este mundo es una invitación al autodescubrimiento, a descubrir qué hay detrás de todo lo que pensamos, detrás de cómo vemos las cosas, detrás de nuestros establecimientos como seres humanos. Es una invitación que por un lado es muy poderosa porque nos dirige a la libertad y por otro lado es un reto. Este reto surge de la forma en la que vivimos hoy en día la mayoría de seres humanos, acomodados a la interpretación que nosotros mismos hacemos de la vida y el uso del universo. En realidad, dicha invitación surge de invitarme a mí mismo a descubrir dicha libertad.

¿Cómo surge tu transición de fisioterapeuta a generador de encuentros?

Surge de forma natural y entiendo que como resultado de la maduración de mi propio autocuestionamiento. Vivía acomodado y escondido detrás de mi trabajo, de mi sueldo y de mis ganas de ser el mejor fisioterapeuta. Ese establecimiento no me permitía ver más allá de ello porque yo lo usaba para encontrar seguridad en la vida.

Sin embargo, un día entré a trabajar y vi que mi trabajo ahí había terminado y tomé la decisión. A partir de ahí pasé por un período de tiempo incómodo al que yo llamo limbo social, porque no producía nada, laboralmente hablando, ni tampoco obtenía una retribución económica. Ahí vi en mí lo que no veía mientras trabajaba.

Esto no quiere decir que las demás personas tengan que dejar su trabajo. Lo importante es usar lo que uno está viviendo para descubrirse a sí mismo. En mi caso fue ver que mi trabajo, para el que yo había dedicado tantas horas de estudio en la universidad, acababa de terminar. Al ver que había vida más allá de mi trabajo y de mi sueldo, decidí abrirme a vivirla para descubrirla.

Ahí empezó a darse todo lo necesario para dedicarme a lo que hoy en día me dedico. Apareció una editorial pidiendo que escribiera un libro, apareció una lectora que me pidió empezar a dar charlas y hasta hoy no hay ningún mérito de mi parte en esta transición, solo me atreví a seguir el camino marcado.

“EL DINERO NO TIENE LA CAPACIDAD DE DECIRTE SI ERES RICO O SI ERES POBRE.”

¿Cuál ha sido hasta ahora tu mayor aprendizaje en este camino?

Que no sé nada. Poder contactar directamente con mi ignorancia y dejar de pretender me ha permitido la libertad de no establecer mi vida ni la de los demás alrededor de mi conocimiento personal.

En otras palabras, dejar de pretender que la vida responda a mi manera de verla. Eso te lleva a un silencio ensordecedor. Detrás de la ignorancia, una vez reconocida y asumida, encuentras la sabiduría.

Esta sabiduría que yo había buscado con grandes esfuerzos en mis conceptos, en mis ideas y en mi inteligencia personal y que nunca alcanzaba, porque en realidad lo que buscaba era huir de mi evidente ignorancia.

“VIVIR EN EL ESPÍRITU SIGNIFICA VIVIR EN SERVICIO.”

Has comentado que tenemos todo lo que necesitamos para esta experiencia presente ¿Esto incluye el dinero?

Incluye todo. El dinero no es una cosa más, ajena al resto. Todo está intrincado en todo. Todo forma parte de todo. Este instante es tal y como es para que pueda ser vivido de la forma en la que es. Si yo, por la razón que sea, necesito vivir un momento de escasez y aprender y descubrir qué es la escasez, muy probablemente en este instante carezca de algo que yo creo que necesito.

De esa manera, tendré la oportunidad de descubrir que la escasez tiene mucho más que ver con mi insatisfacción interna que con lo que yo pienso que me falta ahora. Mucha gente, ante la frase “tenemos en este instante todo lo que necesitamos para vivir este instante” se confunde porque cuando vivimos un instante presente lo que solemos hacer con él es querer que sea de otra forma, que sea más como yo quiero y menos como yo no quiero.

Esta frase lo que significa es que dispones de todo lo que necesitas para vivir este instante tal y como es y no tal y como tú quisieras que fuera. No hemos venido a vivir la vida bien. Hemos venido a vivir en libertad y para ello debemos descubrir todos los significados que le hemos dado a la vida para poder desprendernos de ellos.

Ahí descubres que el dinero no tiene la capacidad de decirte si eres rico o si eres pobre. Somos nosotros lo que le decimos al dinero el significado que queremos que tenga en nuestra vida.

 

Si el dinero fuese una persona en tu vida (tuviera características humanas) ¿A quién se parecería y por qué?

A mí mismo, porque el dinero, tal como yo lo entiendo, tiene que ver única y exclusivamente con cómo yo lo percibo y lo comprendo, por lo tanto, siento el dinero una extensión de mí mismo. Pero si tuviera que elegir a una persona distinta a mí sería Groucho Marx. Por su humor inteligente y su manera relativa de ver y vivir las cosas.

 

¿Es posible ser espiritual y vivir cómodamente sirviendo a otros?

No existe otra posibilidad. Vivir en el espíritu significa vivir en servicio, y vivir en servicio, significa vivir felizmente. Eso es la sublimación de la comodidad. Lo que ocurre es que, en nuestra mentalidad cómoda de las cosas, la comodidad pasa por una serie de condicionamientos y ahí de nuevo nos confundimos.

Dejamos de servir por miedo a perder nuestra comodidad, o queremos servir en base a nuestros patrones de comodidad. Cuando hacemos esto, pasamos a sufrir nuestro servicio, porque desconfiamos de él y pasamos a esperar algo en retorno de nuestro servicio. Cuando esperamos algo en retorno del servicio, uno ya no está en servicio.

“SERÍA INTERESANTE DESCUBRIR UN USO CONSCIENTE DEL DINERO.”

Eso no significa, que estar en servicio implique no estar abierto a recibir una retroalimentación de eso. Significa que no esperas eso, pero estás abierto a ello porque servir significa estar abierto a la vida.

El dinero es una herramienta más a través de la cual puede uno seguir sirviendo. Uno puede dar esa vuelta al dinero y devolverlo en forma de servicio, por ejemplo. También es posible que uno reciba lo necesario para servir de otras formas y en su caso no sea necesario el dinero.

 

¿Has conseguido casos de personas frenadas a servir por el temor a cobrar? ¿A qué crees que se deba eso?

Sí las he conocido. Puede deberse a una confusión, a no comprender lo que el dinero es en realidad. Pensamos que el dinero es material y por lo tanto despreciable y el servicio es inmaterial y por lo tanto apreciable.

En realidad, somos de nuevo nosotros, los que hacemos esa distinción. También me he encontrado personas que viven bajo la creencia de no merecimiento. Esa creencia no les permite recibir lo que la vida da para vivirla plenamente y de ahí su decisión a no cobrar. A simple vista parece una decisión valiente y madura, pero en estos casos en concreto, vendría de un espacio temeroso no asumido.

 

¿Has recibido quejas o críticas de personas porque cobres por servir? ¿Cuál es el miedo que esto refleja?

Sí, he recibido alguna pregunta de personas que preguntan ¿por qué cobras por hacer esto? Se debe a la creencia de que el dinero es malo, de que el dinero ensucia lo que uno hace. Este punto para mí es clave y muy importante porque el dinero no es nada sin el uso humano del dinero.

Es el uso que nosotros le damos el que lo puede deshonrar o el que lo puede honrar. En una ocasión, pregunté a unas 200 personas, en medio de una charla, cuántas de ellas estaban dispuestas a recibir 1 millón de euros. De las 200, cuatro levantaron la mano. Lo siguiente que les pregunté fue, cuántas personas estaban dispuestas a dar un millón de euros para fines benéficos y ayudar así a personas que necesitaban ese dinero.

Casi todas las personas levantaron la mano, pero solo las cuatro que la levantaron en la primera pregunta habrían podido darlo. A medida que avancemos en este descubrimiento humano, el dinero se llegue a ver como lo que es, algo innecesario que ya no tiene ningún tipo de utilidad, porque no es más que una herramienta de intercambio que nosotros hemos creado.

Llegará un momento en el que como sociedad desestimaremos el uso del dinero, no por rechazo sino por comprensión. Mientras exista, sería interesante descubrir un uso consciente del dinero, que nos acerque a dicha comprensión.

“TOMAR DECISIONES EN BASE AL MIEDO TERMINA AGOTANDO.”

 

Habiendo trabajado con diferentes culturas ¿Cuál sientes que tiene más alineado lo espiritual y lo material?

No he encontrado ninguna cultura moderna que esté en esa coherencia. Sí me he encontrado personas que viven en esa coherencia. Ese alineamiento viene de darse cuenta que lo material es un producto de lo espiritual y que todo es espiritual en realidad.

Las culturas que pudieran vivir en esa comunión, son culturas indígenas, que tienen una comprensión del flujo de vida en este mundo de tal manera que saben que todo es un aspecto de lo mismo, donde se dan a la vida de forma natural y reciben de la vida de forma natural. Donde cazar un animal es algo sagrado, es algo de profundo agradecimiento hacia la vida. Donde la comprensión de la muerte y la vida les lleva a una comprensión presente de su propia existencia

 

¿Qué le recomendarías a alguien que desea soltar su profesión académica para dedicarse al trabajo del alma, pero enfoca su energía en la posibilidad de no ganar suficiente dinero?

Antes quiero añadir que, para algunas personas, es posible que su profesión académica sea el trabajo del alma. Para las que sufren su trabajo, les diría que no lo dejen hasta que escuche a su alma decírselo.

No tendría sentido dejar un trabajo en el que se sufre para sufrir más aún por haberlo dejado. Cuando escuche a su alma susurrar -ya es hora-, es posible que no lo haga porque el miedo también responde gritando “no lo hagas” y ofreciéndote todo un set de razones al uso para que evites escuchar ese espacio profundo. Pero es cuestión de tiempo.

Tomar decisiones en base al miedo termina agotando y la voz del alma termina escuchándose con suficiente claridad como para dar ese paso con una sonrisa en la cara.

SERGI TORRES – En la revista https://www.armoniaf.com/revista

www.sergitorres.es

Foto: Cristhian Duvoban

Tags: