COMO RELACIONARSE CON LAS EMOCIONES - YOLANDE DURAN

COMO RELACIONARSE CON LAS EMOCIONES – YOLANDE DURAN

Extracto de una conversación con Yolande sobre cómo relacionarse con las emociones:

PREGUNTA: En los momentos en los que uno se siente mal, parece que caemos en el olvido de lo que somos de verdad.

YOLANDE: Es imposible olvidar el instante en el que se descubrió este espacio invisible. Igual que cuando estamos enamorados como personas, nuestro amado está constantemente en nosotros aun si no está presente físicamente, no se puede olvidar este espacio de Silencio, de Amor y de Paz que está constantemente aquí.

Hay que dejarse guiar por este Silencio que en un momento dado se hará tuyo. Estemos en un camino espiritual o no, a todos nos llega un momento donde percibimos esta sensación de impotencia, de sentirnos incapaces de cambiar las cosas. Pero también son estos momentos la oportunidad para que aparezca un rayo de luz, una evidencia de la Verdad.

¿Podrías formular cuál sería tu deseo?

PREGUNTA: Hay muchas emociones en mi interior y son dolorosas y están aquí desde hace tiempo. Mi deseo sería poderles facilitar su travesía y que me dejen. Usted dice que este reconocimiento en lo que somos permite que la emoción nos atraviese, que vaya hasta el final y eso me llama la atención.

La emoción es una expresión de la mente en el cuerpo físico, fruto del miedo, de la imaginación.

YOLANDE: Sí, este reconocimiento nos permite sobretodo vivir del todo las emociones, dejándolas libres. Pero para ello, hay que osar ser este espacio invisible, esta conciencia o este gran “yo no sé”. ¿Por qué no aceptar sencillamente el hecho de este espacio invisible? ¿Justo aceptarlo sin hacerse la pregunta “quién acepta” y todo ese blablablá? Prueba a aceptar.

Y también prueba a nutrir este espacio permitiéndole existir. Aun si la mente vuelve al galope diciéndote: “todo esto son tonterías, no entiendo nada, etc.”. Intenta mirar a tu mente con amor, reconoce su naturaleza, prueba a amar lo que hay y lo que eres, osando ser este gran “yo no sé” y teniendo confianza en este poder que nos anima a todos desde siempre. No eres tú como persona la que ha hecho que llegarás hasta donde estás. Algo mucho más poderoso que la mente te ha traído hasta aquí hoy y hasta este punto de tu vida. Hay que seguir mirando todo esto en lo más profundo de ti mismo.

La claridad de este posicionamiento al que me estoy refiriendo, deja que las emociones sean sencillamente emociones y no parte de ti mismo. Sé simplemente este espacio que acoge la emoción, que la vive y la deja ir. Esto es estar claro consigo mismo: ver que no eres la emoción, que eres muchísimo más allá de la misma. Cuando veas esto, la emoción pasará como una emoción haciendo su travesía. Y aunque no funcione,  si se te lleva la emoción, déjate hacer, déjate engullir por la misma.

Llegará el momento en que verás que la emoción sólo está atravesándote. Digamos que el cuerpo dispone como de una válvula: si la emoción es demasiado fuerte, éste reaccionará para retomar el poder, permitiéndote que llegue el buen momento para esa claridad contigo mismo. El cuerpo se hace cargo de si mismo. Tiene su propia inteligencia, aun así la mente siempre cree que lo puede hacer mejor. La emoción es una expresión de la mente en el cuerpo físico, fruto del miedo, de la imaginación. Cuando el cuerpo no puede soportar una emoción demasiado fuerte, hará lo que haga falta para salir del ahogo.

Estamos todos en el buen camino.

 

YOLANDE DURAN

http://yolandeduran.com/

Foto: Afterglow Backlit